02 diciembre 2006

el asombroso encanto de escribir y no escribir

Es hora de escribir alternativamente. No sobre la política; no sobre la toma de Calderón; no sobre el bruto de Andrés Manuel; no sobre el mundo y sus 'poéticos' problemas ordinarios. Vale la pena estar inmerso en "esas cosas", saber un poco: buena conversación. Pero que le den vueltas los que no tienen otra cosa en qué pensar. Vuelvo. Es hora de escribir -valga la redundancia- sobre el encanto asombroso de escribir. Nosotros, los blogeros, lo sabemos muy bien y lo disfrutamos. Nos gozamos, cada vez que posteamos, en el encanto de escribir; en la maravilla de plasmar, pintar, y puntear nuestras ideas en nuestras palabras. Teclear letra por letra el ritmo de las oraciones que conforman nuestros propios escritos. ¡Y es que casi subimos a la categoría de creadores! Es hora de escribir sobre el asombroso encanto de escribir, puse yo, y no escribir. Hay momentos en los que uno más bien debe pensar. Pensar para luego escribir más. Y pensar, ¿cuándo lo hacemos?, ¿cuándo si el ruido, el tráfico, el i-pod, el... ok... estoy debrayando.

Buena vida en estas vacaciones de invierno.

Post.1. Otra vez justificaciones.
Post.2. La imagen del bebé no tiene nada qué ver con el texto, incluso no sé por qué la puse. Bueno.

13 comentarios:

  1. escribir es como cantar el himno nacional un día lluvioso

    ResponderEliminar
  2. escribir es como subir a un elefante y volar por el cielo azul

    ResponderEliminar
  3. Escribir es vivir

    Te recomiendo leer mi último post... fue muy rápido y considero que para el tiempo requerido no es tan malo.

    Los bloggeros somo más que "el resto"

    PD La gente que no comprende este arte pide justificaciones, la gente que vive este arte pide más bloggers!

    ResponderEliminar
  4. El niño tiene cara de
    a) Tengo hueva
    b) ¿Qué pedo?

    ResponderEliminar
  5. Yo voto por la cara de "¿Qué pedo?", pero sin intención agresiva, nomás cuestionando...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar