03 marzo 2009

Kabul

Les traduzco el poema de Saib-e-Tabrizi.

Un fragmento aparece en Mil Soles Espléndidos, de Khaled Hosseini (autor de Cometas en el Cielo). La otra parte (que es la mayor parte) es traducción mía (muy literal y muy mala) desde el inglés.

A ver cómo lo leen. Se aceptan sugerencias.

....................

Kabul

Ah! Qué hermosa es Kabul, cercada por sus áridas montañas
Y Rosa, que envidia los rastros de espinas
Sus ráfagas de arena pican levemente mis ojos
Pero la amo, que el conocimiento y el amor mismo han nacido de este polvo

Mi canción exalta sus tulipanes grandiosos
¡Y en la belleza de sus árboles, me ruborizo!
¡Qué brillantes son los ríos de Pul-I Bastaan!
¡Que Alá proteja tal belleza del malvado ojo humano!

Khizr escogió el camino a Kabul para alcanzar el Paraíso
Pues sus montañas lo llevaron cerca de los placeres del cielo
Desde la fortaleza con extendidas paredes, un dragón de protección,
Cada piedra es más preciosa que el tesoro de Shayagan

Cada calle de Kabul es cautivadora al ojo
A través los bazares, las caravanas de Egipto pasan
Son incontables las lunas que brillan sobre sus azoteas,
O los mil soles espléndidos que se ocultan tras sus muros.

Su risa temprana disfruta el regocijo de las flores
Sus noches de oscuridad, las reflexiones de brillantes cabellos
Sus ruiseñores melódicos, con pasión cantan sus canciones
Ardientes melodías, que abandonan como encendidas, y caen a torrentes de sus gargantas

Y yo, canto en los jardines de Jahanara, de Sharbara
Y aún las trompetas de cielo envidian sus verdes pastos

Saib-e-Tabrizi
Traducción por Oscar Ramírez

8 comentarios:

  1. que visión tan distorsionada tenía de kabul

    ResponderEliminar
  2. o quizás más bien así era Kabul antes

    ResponderEliminar
  3. Está cool! Oye, le letra está muy chiquita!

    ResponderEliminar
  4. Kabul, la bella destruida
    Autor: Guillaume Fourmont - Fuente: publico.es

    Un barrio de Kabul

    Cierra la puerta de la caseta de su negocio y se sirve un té. Escucha sin decir palabra; el visitante necesita dinero, mucho dinero. Tiene los ojos almendrados y la piel blanca. Sale -se oye el bullicio de un bazar que se ha convertido en centro de divisas-, regresa minutos después y deja los billetes en la mesa: 10.000 dólares.

    El bazar de Kabul, la capital de Afganistán, es el reflejo de una ciudad caótica y sorprendente. Los comercios rodean la vieja mezquita de la ciudad, con su domo azul; algunos se intalaron en el curso del río que cruza la ciudad, sin agua y sucio.

    Nada que ver con la Kabul de los años 70, cuando era una etapa de la ruta Estambul-Katmandú. Nada que ver con la Kabul cantada como "una visión del paraiso" en los antiguos textos hindúes, con la "más bella y limpia ciudad de Asia", en palabras de George Foster, el primer europeo en pisarla, en el siglo XVIII.

    Escombros y basura

    Las calles antiguas están escondidas bajo metros de escombros y basura. Las paredes de barro de las masiones, patios y mezquitas no aguantaron 30 años de guerra. Tras la caída del gobierno comunista, en 1992, Kabul fue bombardeada por los señores de la guerra que se disputaban el poder. Y llegaron los talibanes.

    Kabul era conocida por sus tulipanes, que, cuando llega la primavera, se pueden ver en los Jardines de Babur, donde se reúnen las familias. Asentada entre las montañas a más de 1.800 metros, la capital afgana intenta recuperar vida. Los fotógrafos son numerosos en las esquinas de las calles; pintan revelados en blanco en negro. Mucho más son los vendedores de pájaros y de cintas de música. El Cine Park proyecta las últimas películas indias.

    Niños huérfanos

    Los niños están por todas partes; la mayoría de ellos huérfanos, buscándose la vida con lo que sea, vendiendo periódicos o plata en Chicken Street, la más famosa calle comercial. O fotos de Ahmad Shah Masud, el líder asesinado de la Alianza del Norte. Fotos suyas presiden el edificio del Ayuntamiento y el campo de fútbol, donde los talibanes organizaban ejecuciones públicas.

    El bullicio de la ciudad termina cuando se pone el sol. Los restaurantes que abrieron después de la guerra empiezan a cerrar. Kabul no escapa a la violencia de los atentados que sacuden el país. Y el miedo volvió a apoderarse de muchos de los tres millones de habitantes de la capital, entre pashtunes, tayicos, uzbecos, hazaras. Un miedo que no asusta la agencia de viajes Live Travel, que organiza "tours a lo inaccesible y fuera del mundo".

    Belleza prometida

    En las calles de Kabul, aún se escucha un poema de Saib-e-Tabrizi, del siglo XVII, sobre la belleza de la capital: "Mi canción exalta sus deslumbrantes tulipanes/ Y la belleza de sus árboles me hace enrojecer/ ¡Cómo brilla el agua que corre desde Pul-i-Bastaan!/ ¡Qué Alá protega esta belleza del ojo malvado del hombre!". El dinero prestado en el bazar, hay que devolverlo, con los intereses y en una cuenta de un banco occidental.

    ResponderEliminar
  5. me encantooooo el poemaa la verdad , y para nada tu mala traduccion con este pome y el libro de mil soles esplendidos nos damos cuenta de su belleza ke la mayor de las personas para nada ke la imaginamos el libroo me encantooo ¡¡¡¡¡¡¡ y el poema es un complemento de el sin leerlo te keda cierta duda pues no se entiende muy bien el por ke se llamo asi pero me encanto ke el autor nos lo dejara de tarea jajaj el libroo te llena por completo es tan fabulosa , triste y conmovedora la vida ke hay detras y te deja enseñanzas tambien ke despues de tanto sufrimiento de muchas clases despues de todo las esperanzas y los sueños nunca deben morir .
    de verdad un espectacular librooo ¡¡¡¡¡¡¡
    si tienen la oportunidad de leerlo haganloo
    una novela muy recomendablee.

    ResponderEliminar
  6. Mariam Te Amo.......

    ResponderEliminar
  7. Despues de leerlo queda un nudo en la garganta, como los humanos que debemos conservar tanta belleza, tanta historia de la humanidad somos capaces de ser tan destructores, una lectura que nadie debe perderse.

    ResponderEliminar
  8. He terminado de leer "Mil soles espléndidos" aunque ya he leído "Cometas en el cielo" y " Las montañas hablaron "Realmente Hosseini me emociona, estremece mi corazón. Tiene un don que le viene de Dios, sin duda alguna.

    ResponderEliminar