01 octubre 2006

infinito

uno.
dos.
tres.
cuatro.
cinco.
seis.

Corren los segundos y yo, detrás del infinito teclado de mi computadora (ordenador), no puedo aún resolver qué es lo que debo escoger.

Me refiero a mi examen de mañana: comunicación oral.

¿Qué escojo?

El mes pasado hablé, sin un centésimo de éxito, sobre la libertad (como bien creo que mencioné en este mismo espacio); pero, ¿qué debo hacer ahora?, ¿de qué hablar cuando mis propios compañeros han puesto el listón bastante alto?

Debo aceptar que la clase pasada salí del salón bastante perplejo. Han pasado apenas unas semanas desde que empezamos a tomar la materia y ya todos han -no sé si me deba incluir- mejorado de una manera impresionante. Los variados tratados casi conmoverían a cualquiera. Hasta el duro corazón de la maestra se tambalea cada que alguno define, describe, compara o clasifica un tema específico. Lo que sí es que nos ha prohibido -la maestra misma- hablar de amor, amistad o cualquier otro tema 'cursi'. La clase pasada lo aclaró.

Y aclaró también -me gustó la idea- que tengo -se dirigía a mí especialmente- que acudir a museos con más frecuencia, "te hace -dijo ella- muy bien".

Bien, aún no decido de qué hablar... se aceptan sugerencias.

4 comentarios:

  1. No tengo aún ninguna sugerencia, pero ya se me ocurrió el tema:
    "Naquéz, naquería y naquedad: el mundo de los nacos."
    A ver qué tal me va.

    ResponderEliminar
  2. Habla de la Selección mexicana y termina con una porra

    ResponderEliminar
  3. juancamaneyoctubre 02, 2006

    habla de los pinhes tigres y sus estupidos resultados

    ResponderEliminar
  4. habla del aborto, de la pena de muerte, de la legalización de los casinos en México, de la eutanasia, donación de organos, piercings, la importancia de tomar agua...
    tu que eres comunicóloggo debes saber de la lista de Manslow (mejores temas), ¿no? yo que no soy, si.

    ResponderEliminar